Lugares abandonados más espectaculares del mundo

8 Aug 2017

Cada vez que la naturaleza reclama lo que la civilización ha dejado atrás, deja a su paso una increíble vista. En diversos lugares del mundo líneas de tren, barcos, edificios, calabozos e incluso ferias de juegos han quedado abandonadas, pero no por eso se mantienen en el olvido.

 

De hecho es todo lo contrario, la forma en la que estas estructuras se han relacionado con su entorno las hace incluso más espectaculares de lo que alguna vez fueron y atraen a diversos turistas que, impresionados ante su belleza, buscan tomar la fotografía perfecta para alardear ante sus amigos de vuelta en casa.

 

No te quedes si conocer los lugares abandonados más espectaculares del mundo.

 

 

1. Ciudad de Pripyat, Ucrania.

 

Pripyat es una ciudad fantasma al norte de Ucrania en la región de Kiev, en cercanías de la frontera con Bielorrusia, la actual Belarús. Que debe su nombre al río que atraviesa la ciudad.

 

Esta ciudad es conocida porque sufrió el peor accidente de la historia de la energía nuclear el 26 de abril de 1986 cuando se produce el sobrecalentamiento y explosión del reactor número 4 de la planta nuclear de Chernóbil, el cual emitió 400 veces más radiación que la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima en 1945, por lo que la ciudad se vio afectada por la radiación y debió ser evacuada. La evacuación fue llevada a cabo en tan solo tres horas por el ejército ruso, cuando la mayoría de los habitantes fueron desalojados de sus casas contra su voluntad, y los animales domésticos y de ganado fueron sacrificados.

 

Actualmente no tiene ningún habitante, más que investigadores, científicos y fuerzas de seguridad que custodian la zona de exclusión. La ciudad es ahora un museo de la era soviética tardía, tiene muchos edificios de apartamentos, dentro de los cuales se encuentran abandonadas fotografías, juguetes de niños, ropa, objetos personales, etc. También hay restaurantes, plazas de juego, hospitales, escuelas y gimnasios que también fueron abandonados. Debido al inexistente mantenimiento de las construcciones, dentro de ellas el moho, hongos e incluso plantas han crecido gracias a la humedad producida al derretirse la nieve de invierno.

 

2. Parque Six Flags Jazzland. Nueva Orleans, USA.

 

En 2005, conocimos al huracán más devastador en varias décadas, su destrucción ocasionó daños por millones de dólares, la muerte de miles de personas y millones de damnificados. Katrina fue un huracán categoría 5 que arrasó con todo lo que encontró a su paso por las Bahamas, Florida, Cuba, Mississippi, Alabama, una pequeña parte de Canadá, pero sobre todo, toda la zona metropolitana de Nueva Orleans.

 

Six Flags fue uno de los afectados, siendo el 21 de agosto de 2005 su último día de operación, se tenía planes de abrir el parque durante el siguiente fin de semana del 26 de agosto, pero las inundaciones fueron tan grandes que fue imposible siquiera ver los daños ocasionados por la tormenta.

 

La última información que se recibió por parte de Six Flags, fue que el parque permanecería cerrado de forma indefinida. A partir de ese momento, Six Flags Jazzland New Orleans se transformó en un tétrico lugar abandonado, donde los lagartos de los pantanos encontraron un nuevo hogar, lo que provocó que cientos de curiosos acudieran al parque a tomar fotografías y vídeo de este escenario con aspecto aterrador.

 

3. Estación de Trenes. Canfranc, España.

 

Hay lugares que parecen malditos, que desde su construcción tienen una especie de velo funesto que trastocará su destino. Uno de ellos es la Estación de Tren de Canfranc, un impresionante edificio de más de 240 metros de longitud que mereció y merece mucha más suerte que la del abandono.

 

Afortunadamente con el transcurso de los años, se obvió "la maldición" y se ha convertido en una parada turística obligatoria para quienes visitan la zona.

 

Situada cerca del paso de Somport, su construcción comenzó en 1915. Trece años después el rey Alfonso XIII la inauguró convirtiéndola en una de las joyas de la corona española, hasta que la Guerra Civil Española y posteriormente la II Guerra Mundial, provocaron la suspensión del servicio de trenes en la estación. Vías dinamitadas, ataques, choques de trenes, hicieron que la Estación de Canfranc fuera cerrada definitivamente en 1949.

 

4. Hotel El Salto. Cundinamarca, Colombia.

 

En Colombia, cerca de las cataratas de Tequendama sobre el río Bogotá, está localizado el Hotel del Salto, abierto en 1924. Algunas personas aseguran que este hotel abandonado está embrujado.

 

Este hotel solía hospedar a los más representativos personajes de la élite colombiana. Después, funcionó como un terminal de ferrocarril, luego como un restaurante y ahora, gracias al trabajo de arquitectos y amantes de la historia, funciona como un museo.

 

El Salto de Tequendama es una cascada natural de unos 157 metros de altura sobre un abismo rocoso. Este lugar fue el sitio que muchos eligieron para acabar con sus vidas, saltando al vacío. Dicha situación da pie a cientos de historias de fantasmas y almas en pena. Muchos turistas, curiosos y viajeros andantes reafirman haber visto espectros rondar el hotel.

 

Expertos en el tema y cuidadores del antiguo hotel, señalan que es normal que haya eventos sobrenaturales. Ellos cuentan que se escuchan gritos desgarradores y la atmósfera es densa para quienes lo visitan por primera vez.

 

El Hotel El Salto vivió su época dorada hasta el año de 1990 cuando poco a poco fue abandonado hasta su cierre total, muchos aseguran que esto fue debido a la polución del río Bogotá que provocaba el resquebrajamiento de sus paredes... Otros sin embargo, afirman que la muerte de esta belleza arquitectónica es debida a los innumerables fantasmas, espíritus y demonios que las paredes del Hotel El Salto albergan.

 

5. El Calabozo de Quito, Ecuador.

 

En Ecuador, a las faldas del Pichincha se encuentra Quito, bella y famosa por su arquitectura y su excelente clima; sin embargo, entre sus calles se encuentra un lugar que ha sido considerado un bastión de los tiempos coloniales.

 

Abandonado a su suerte se encuentra el Calabozo de Quito, ubicado a escasos del Parque Metropolitano, el cual, le regala a sus visitantes un aire de misterio y encanto que ni hasta el más álgido excursionista se atreverá a ignorar.

 

Construida en años donde la independencia era el deseo de una nación, el Calabozo de Quito albergó desde figuras famosas hasta criminales genocidas.

 

Tal es el caso de los condenados por el sabotaje, descarrilamiento y la muerte de cientos de pasajeros que viajaban a bordo de flamante Tren Trasandino que viajaba desde la ciudad de Guayaquil hasta Quito.

 

Los sospechosos a pesar de manifestar que eran inocentes de semejante atrocidad, fueron condenados a morir en la horca por este hecho. Sin embargo, el destino de los condenados fue sorteado, y su partida retrasada, ya que misteriosamente escaparon de la prisión más segura del Ecuador y de América del Sur.

 

¿Podrás cumplir la misma hazaña, demostrar tu inocencia y escapar? Demuestra tus habilidades y destrezas mentales en Room Escape Ecuador.

 

Ven a Room Escape Ecuador, visítanos en la Av. Guangüiltagua N36-219 y Diego Noboa o comunícate con nosotros a través de los teléfonos 0995402019 – 0967644691 – 026036725 o el correo electrónico reservas@roomescapeuio.com

 

RE

Compartir en Facebook
Me Gusta
Please reload

CONTÁCTANOS

Tel. 603-6725

Cel. 0987421948

Av. Guangüiltagua N36-219 y Diego Noboa.

Batán Alto - Quito

Diagonal a la entrada del Parque Metropolitano

VISÍTANOS

Lunes y Martes: 15h30 a 21h30

Miércoles y Jueves: 13h00 a 21h30

 

Viernes y Sábado: 11h00 a 22h30

Domingo: 11h00 a 21h30

ESCRÍBENOS

©2018 by Room Escape Ecuador. All rights reserved.